El vicepresidente Alfredo Borrero dijo que salió con el “alma desgarrada” al ver la realidad del Hospital Carlos Andrade Marín de Quito. Junto a la ministra de Salud Ximena Garzón recorrió varias casas de salud.