Una mujer extranjera radicada en el Ecuador, salió del país por asuntos personales, pero al regresar no se le permitió el ingreso y se tuvo que quedar por siete días viviendo en el aeropueto José Joaquín de Olmedo