Según el economista Alberto Acosta muchos ecuatorianos consideran que la dolarización debe mantenerse en beneficio de la economía del país. Utilizar las reservas internacionales del Banco Central provocaría una desestabilización de la dolarización.