Una mujer cuenta que fue víctima de tortura por parte de su expareja. Primero la había apuñalado, luego le echó alcohol y tras eso quemó sus heridas con un cuchillo caliente. Asegura que está viva de milagro y teme que los amigos de su exconviviente quieran tomar venganza. El agresor fue detenido tras salir de la casa de la víctima en El triunfo en la provincia del Guayas.