Un terremoto magnitud 7 originado cerca de la isla griega de Samos ha sacudido Grecia y Turquía provocando el pánico y el derrumbe de edificios en varias localidades.