El cadáver del mercante filipino será cremado para la posterior repatriación de las cenizas. Todavía se espera el resultado de la autopsia en Guayaquil.