Moradores de la llamada "calle 8", que en realidad se trata de la calle 10ma entre la H y la I en el Cristo del Consuelo, al sur de GUayaquil, donde se realizó una mega fiesta por Año Nuevo, rechazan la intervención policial realizada al sector tras el evento que violó todas las normas de bioseguridad por la pandemia del nuevo coronavirus.

Esta calle en Guayaquil es muy conocida por realizar este tipo de fiestas y donde se estima que viven 300 personas agrupadas en 60 familias.