Seis recién nacidos murieron en un hospital de Sucumbíos, los padres de los menores recibieron los cuerpos para su cristiana sepultura. Primeros indicios muestran que las muertes se dieron por una bacteria.