Tres viviendas fueron arrastradas por la crecida del río Umbe en el cantón Quinsaloma, en la provincia de Los Ríos. Seis familias quedaron damnificadas.