Hasta las instalaciones de la Corporación Nacional de Electricidad en Guayaquil, decenas de personas llegan a reclamar por los altos cobros que se registra en la planilla de energía eléctrica.