Niñas, hoy mujeres con más de 30 años, que fueron agredidas sexualmente realizaron una protesta en contra del dueño de un gimnasio olímpico en Quito, cuyo dueño sería el responsables de dichas lesiones.