La noche de este miércoles, sujetos profanaron la tumba de un expolicía, que murió hace cuatro años. Los ladridos de los perros evitaron que se realice el robo de las osamentas. El hecho se registró en una comunidad del cantón Daule.