La parroquia Posorja se ha convertido en una de las zonas rojas por su alta peligrosidad, en la última semana cuatro personas fueron asesinadas. La Policía Nacional inició la intervención del sitio para erradicar los ataques violentos.