En los últimos meses, se han incrementado los robos en las zonas costeras por "piratas", varias víctimas de los frecuentes asaltos expresan que no existe seguridad en los puertos que garantice sus vidas y trabajos. Camaroneros revelan que sus pérdidas alcanzan los cinco millones de dólares.

En el Golfo de Guayaquil, la Policía Nacional ha tomado procedimientos sobre la problemática y ya tendrían identificados a grupos que mantienen en zozobra a los pescadores del sector.