Al sur de Quito, una pareja fue detenida al usar a sus cuatro hijos, entre 9 y 15 años, para robar en un local comercial de celulares.