Primero en mascarillas, luego en humitas y ahora en comida para gatos; estas son las nuevas formas para camuflar la droga que se pretende vender. Conoce le caso y cómo se descubrió el insolito hecho