Una adulta mayor de 62 años cumple uno de sus sueños al convertirse en bachiller de la República, demostrando que nunca es tarde para poder cumplir sus metas. Conoce aquí su historia