Moradores del sur de Guayaquil, donde se abandonó y se prendió fuego al vehículo que usaron los asesinos de Efraín Ruales, sienten temor tras las amenazas que han recibido por los videos que difundieron la noche en que dejaron el auto en llamas.