La mente puede ser nuestra gran enemiga o nuestra gran aliada, todo depende del cuidado que le demos. Como tantas otras cosas, no nos enseñan a ocuparnos de nuestros pensamientos y desconocemos sus beneficios.