En dos años se pagarían cerca de $20'000.000 por trapear, manguerear y barrer zonas regeneradas urbanísticas de Guayaquil. Ante esto se inician las investigaciones por millonarios contratos.