Tras un corto vuelo desde Barcelona, la Pulga llegó a la capital francesa, donde se mostró por una ventana del aeropuerto para el primer contacto con los fanáticos. Una nueva era.