La muerte nos llega a todos, pero morir por una amenaza mundial como el coronavirus trajo un nuevo a ese momento. Decenas de miles de ecuatorianos no pudieron rendir homenaje ni abrazar a sus seres queridos en medio de la pérdida. A pesar de ese ambiente trágico casi 90 familias dieron la bienvenida a bebés que nacieron entre marzo y agosto de 2020, su llegada al mundo es un mensaje de que la vida continúa.