Un historia de terror fue lo que vivió un joven que sufrió un secuestro extorsivo. Los delincuentes contaban con un un lector de tarjetas de crédito o débito y le vaciaron sus cuentas bancarias. Así ocurrió todo.