El alto número de fallecidos por la pandemia con un exceso de 57.000 muertes fue uno de los indicadores que obligó a las autoridades a aplicar el toque de queda los fines de semana. Hay una leve descongestiona en el sistema hospitalario.