Un joven murió luego de caer de mirador a unos 300 metros de altura en Olón, Santa Elena. Según las indagaciones el joven estaba en compañía de su enamorada y un amigo, y bajo los efectos de escopolamina.