En los exteriores del hospital Teodoro Maldonado Carbo hubo una cadena de oración por los enfermos del Ecuador. Todas las personas reunidas se llenaron de fe para poder elevar sus peticiones a Dios.