El juez competente ordenó prisión domiciliaria para el hijo del expresidente debido a problemas en su salud. Jacobo Bucaram abandona la cárcel 4 de Quito y será trasladado hasta su residencia en Guayaquil.