La erupción de uno de los volcanes de Islandia se ha convertido en un atractivo turístico, que sin importar el riesgo atrae a muchas personas.