El hijo del alcalde de Quito, Sebastián Yunda, influía en la contratación de artistas y en la publicidad del Municipio. Esto según la información revelada en sus chats almacenados en su teléfono. Sugirió traer un cantante internacional por 45.000 dólares.