Bajo estrictas normas de bioseguridad, cientos de estudiantes del tercer año de bachillerato de Quito pudieron graduarse y tener ceremonia presencial, eventos que desde 2020 estaban suspendidos por la pandemia del COVID-19.