Imágenes que pueden herir su sensibilidad muestran la cruda realidad de una de las salas de Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Guayaquil. La camas se encuentran ocupadas en su totalidad y personal médico trabaja para que los pacientes reciban el oxígeno y atención necesaria para su recuperación en la dura lucha contra el Covid-19. Mientras en el hospital Bicentenario se reporta una ocupación casi total de sus camas en cuidado intermedios.