Una extranjera habría robado dinero en efectivo, ropa, zapatos y joyas en la casa donde trabajaba en el centro de Quito. Incluso había intentado secuestrar a un niño de ocho años.