La demanda de recarga de oxígeno sigue siendo alta en varias localidades del país. Al norte Guayaquil decenas de ciudadanos madrugan a hacer fila para obtener la recarga de su tanque. La atención en los lugares donde se expende esta sustancia se extiende hasta por 12 horas, sin embargo se toman acciones para evitar vender a quienes buscan revender el producto.