Todo aquel que se sienta solo debe de saber que no lo está. Debe saber que tiene maestros y guías espirituales que nos conducen en esta experiencia terrenal, solo hay que saber escucharlos y gozar de todos los beneficios que nos aportan.