Todavía no finaliza el mes, pero ya se registran 100 muertes violentas. De ellas, 50 son en la provincia del Guayas y de estas 28 son de Guayaquil. La ola delictiva crece aunque en diciembre pasado llegaron 500 policías para intervenir la urbe porteña y evitar más asesinatos. El ministro de Gobierno, Patricio Pazmiño, se refirió a estas cifras.