Estados Unidos elige este primer martes del mes de noviembre quién presidirá el país los próximos cuatro años. Las elecciones presidenciales estadounidenses se han convertido en un choque sin precedentes y con todas las hipótesis abiertas entre Donald Trump, actual presidente, y Joe Biden, ex vicepresidente de Barack Obama.

Los estadounidenses acuden a votar en un clima de división social que puede degenerar en violencia y que hace que los resultados de las elecciones sean una incógnita. El candidato demócrata Joe Biden parte como favorito, con 7,2 puntos de ventaja sobre el republicano Donald Trump, pero el enrevesado sistema electoral de Estados Unidos permite sorpresas de última hora.