Lo que parecía una alianza sólida y de largo alcance, para que el Partido Social Cristiano y CREO alcancen la presidencia de la Asamblea Nacional, de pronto se desmoronó.