Tras salvarse de la muerte gracias a su legítima madre Onay, Nathalie escucha a Helena que ella es la responsable de ese intento y decide irse de la casa.