Este 28 de diciembre de 2020 el ministro de salud, Juan Carlos Zevallos, anunció que entre 5.000 y 8.000 voluntarios ecuatorianos participarán del ensayo clínico de una vacuna contra el COVID-19 de origen chino.

Este ensayo clínico será el primero que se desarrolle en Ecuador y busca determinar la eficacia de la vacuna china sobre las 25 variantes de la cepa original del nuevo coronavirus que existen en el país.

En el país una clínica privada, certificada por la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria, liderará el ensayo; quienes participen no recibirán ningún tipo de remuneración, pero sí contarán con una póliza de seguro médico durante el tiempo de los análisis.