En los exteriores de la morgue de la Policía Nacional en Guayaquil, familiares de los PPL brutalmente asesinados este martes, viven momentos de drama y dolor a la espera del cuerpo de su allegado.

Algunos cadáveres ya han sido identificados.