En Guayaquil varias familias hacen largas filas por varias horas en los exteriores de las distribuidoras de tanques de oxígeno para poder acceder a una recarga. Pacientes en estado crítico con COVID-19 que están en sus casa llegan a usar a diario hasta 17 tanques.