En Quito detuvieron a un presunto pornógrafo infantil. Extorsionaba a niñas y adolescentes por redes sociales para exigirles fotos y videos mostrando sus partes íntimas. Las autoridades encontraron pruebas en sus dispositivos y estiman que hay más víctimas.