Rompen paredes y utilizan soldaduras para ingresar a un cajero automático y llevarse todo el dinero que haía. Se calcula que alrededor de $200.000 iban a sustraerse