Una fiesta clandestina con más de 200 personas y con 55 menores de edad fue intervenida en Quito. Además en Guayaquil, también hubo reuniones y personas que no respetan el toque de queda