Tras los asesinatos registrados en Posorja, cantón rural de Guayaquil, miembros de la Policía Nacional intervinieron varios sectores considerados peligrosos.