En el centro de Guayaquil, ciudadanos cansados de la ola delictiva detuvieron a un ladrón que había cometido un robo minutos antes. El delincuente había sustraído los retrovisores de una auto, esto provocó que las personas lo aten a un poste de luz en la vía pública.