Leonardo evita a toda costa contratar un gasfitero y en su intento de arreglar, se moja su colchón con una gran gotera.