Leonardo se siente mal y llaman a un cura para ver si es algo diferente. Margarita se preocupa y le reza a todos los santos para evitar que se lo lleve la muerte.