Para la campaña de segunda vuelta electoral los candidatos presidenciables en Ecuador se han visto en la obligación de cambiar el discurso político y hasta su propuestas de Gobierno para acaparar los votos que no obtuvieron en la primera vuelta.