Una persona fue descuartizada en Quito y pudo ser identificada por un tatuaje. La mujer se desenvolvía como comerciante y tras su fallecimiento deja una niña en la orfandad